Emprendimiento social: ¡soluciones con impacto!
29 enero 2019 - patricia.lopez

El pasado 19 de enero de 2019, celebramos en Impact Hub San Salvador nuestro primer encuentro de emprendedores sociales en El Salvador quienes a su vez buscan impactar en la cultura, turismo, educación, seguridad alimentaria, agricultura, tratamiento de desechos, reciclaje, tecnología, motivación de jóvenes, salud, medioambiente, conexiones/alianzas, y la inclusión de nuestro país.

Usando las metodologías de Impact Labs, comenzamos a diseñar nuestro futuro y concretamos acciones tangibles que podemos tomar para para fomentar el emprendimiento social en el país.

Pero, antes que todo: ¿qué es el emprendimiento social? Mas allá de ser una modalidad que busca generar beneficios sociales y medioambientales a través de modelos de negocio financieramente sostenibles, el emprendimiento social es un cambio en la manera habitual de hacer negocios, adonde debemos de pasar del egocentrismo al altruismo, del beneficio individual al beneficio colectivo, de la competencia a la colaboración, adonde el retorno económico, social y medioambiental tienen la misma importancia.

Todos coincidimos que, como país, tenemos que comenzar con cambios culturales y personales si el emprendimiento social va a florecer en nuestro pulgarcito.  Entre los temas que debemos de comenzar a cambiar, identificamos los siguientes comportamientos en nuestra sociedad:  bajo autoestima en cuanto al país, fanatismo, individualismo, egoísmo, falta de disciplina, mentalidad pesimista, discriminación, miedo a tomar riesgos, falta de empatía, falta de educación familiar, entre otros.

No obstante, ¡todos estuvimos de acuerdo que estos comportamientos se pueden cambiar! Pero, ¿cómo? Coincidimos que podemos comenzar haciendo una autoevaluación, tomando acciones personales y pequeñas, que, si predicamos con el ejemplo, podemos comenzar a ver resultados, en nuestros entornos.  Por ejemplo, podemos comenzar con: inculcar el amor, respeto y valores por El Salvador, fomentar los buenos hábitos, crear conciencia en nuestro entorno, salir de nuestra zona de confort, apoyar a otros, viralizar contenido positivo, buscar asesores, redes de conexión y programas de apoyo, asistir a talleres/charlas/conferencias/congresos para desarrollar habilidades propias, apoyar/crear campañas de concientización para la inclusión, buscar plataformas de motivación y espacios para motivar la creatividad.   Igualmente, podemos buscar más involucramiento de entes gubernamentales y universidades, involucrar a la familiar en los emprendimientos, fomentar la educación familiar, buscar la descentralización de medios, aprovechar medios digitales para nuestra formación, crear contenido a fines, adoptar mentores (coach), consumir local – en pro del emprendimiento, buscar desarrollar nuestra inteligencia emocional, nutrición social, impulsar el cambio curricular para la docencia, buscar crear espacios de convivencias etc.  Pero, sobre todo, es clave ¡unir esfuerzos!, saber quien mas quiere trabajar en esto y convocar a los interesados.

Si comenzamos con estos cambios, el futuro podría pintarse muy bien.  Podríamos ver un país: más integrado, más articulado, con más asocios público-privado, más desarrollado, con más recursos educativos, más integración en los sectores, más enfoque en valores, más interacción en la sociedad, con mayor impacto social y medio ambiental, adonde el emprendimiento social es la norma.

Podríamos ver una población: que aprecia más lo local, más empoderada y con más espíritu colaborativo.  Podemos ver un futuro adonde se combina la educación y la tecnología. Adonde las escuelas se construyen en base a la tecnología, adonde hay oportunidades y conexión a redes para todos; vemos nuevos empleos y beneficios fiscales para emprendimientos sociales. Las economías son sostenibles, con turismo, educación, acceso a servicios de salud y seguridad alimentaria para todos.

¡Sin lugar a duda, vale la pena cambiar por un futuro así! Si bien el camino es largo, debemos de comenzar, y buscar aliados que nos acompañen en esta aventura de VIVIR nuestros emprendimientos sociales.

¡Muchas a gracias a todos los que fueron parte de este proceso, y por los compromisos individuales que hicieron para comenzar a fomentar el emprendimiento social en nuestro país!

¡Toda esta valiosa información fue recopilada con sus aportes y cooperación!

Muchas gracias: Diana Rios, Arian Ortiz, Gerik, Efrain Mejia, Giovani Antonio, Sofia Hernandez, G Valle, Xochitl Palacios, Claudia Ventura, Geral Rosales, Ada Berenicer, Abner Jimenez, Ana Castillo, Luis Donis, Glenda Moreno, Verónica Alvarado, y ¡a todos los  que vinieron!

 

Sesión facilitada y hallazgos resumidos por Patricia López, Impact Hub San Salvador